lunes 24.9.2018
Dos goles y muchas simulaciones
viernes 6 de Julio de 2018

Neymar, la última gran estrella, se despidió de un Mundial que nunca lo vio a pleno

Neymar y un deslucido adiós a Rusia.

Neymar y un deslucido adiós a Rusia.

Si en el futuro alguien recuerda cómo fue el Mundial de Rusia de Neymar, la primera imagen que le vendrá a la cabeza será la del delantero brasileño rodando por el césped.

El crack del Paris Saint Germain se despidió este viernes del Mundial por la puerta de atrás, ofreciendo un nivel por debajo de lo esperado para un futbolista llamado a comerse el futuro y el presente. Cierto es que llegó entre algodones tras la cirugía en el pie en marzo, pero sobre en la cancha ofreció más teatro que fútbol.

Por la obsesión del Mundial había dejado plantados a sus millonarios jefes en París para que el médico de la "Verdeamarelha" lo operara en Brasil de la fisura que le rompió la temporada. Daba igual lo que quedara por el camino, el foco era Rusia y sacarse el dolor de 2014.

Se recluyó en su mansión del litoral de Rio, rodeado del país que tanto añoraba, para preparar la que soñaba como su guerra definitiva. Pero más de tres meses sin jugar es un lujo que no admite el competitivo fútbol global, aunque se tengan 26 años y un físico privilegiado.

Tras la derrota por 2-1 con Bélgica, Neymar abandonó el rectángulo del Kazan Arena mordiéndose la camiseta y pensativo. Quizás por su cerebro pasaba la ocasión que le sacó el arquero belga Thibaut Courtois en el último minuto. Quizás era un pensamiento más global, el de una oportunidad perdida para él.

Hace cuatro años dijo adiós a Brasil 2014 lesionado por una fractura de vértebra que le impidió jugar el bochornoso 7-1 que recibió su selección en semifinales ante Alemania. En Rusia no hubo lesión, aunque vistos los gestos de dolor que ofreció a lo largo del torneo cualquier se habría imaginado lo peor.



Las imágenes de la estrella brasileña rodando por el césped y fingiendo dieron la vuelta al mundo. Fue víctima de infinidad de chistes y se va popularizando la expresión "hacer un Neymar".

Las exageraciones de la máxima figura del conjunto que dirige Tite fueron una constante durante el Mundial e irritó a todo el planeta fútbol menos a Brasil, que arropó a su buque insignia. Una televisión llegó a contar los minutos que se pasó en el piso el jugador del PSG. El cronómetro llegaba a los 14 minutos antes del partido ante Bélgica. En Kazán fingió dos penales y cayó en varias ocasiones.

En su debut, ante Suiza, fue más protagonista por el estrafalario "espagueti-look" que por el fútbol y en la segunda jornada realizó varias fintas innecesarias y derramó unas lágrimas que parecían más que exageradas después anotar su primer gol en el torneo. Aquel "show" dejó incrédula a mucha gente porque había tenido una actuación más que discreta en el 2-0 sobre Costa Rica, resuelto con dos tantos en el adicionado.

Cierto es que Neymar fue de menos a más durante el torneo y en octavos ofreció una versión más que convincente ante México. Pero este viernes no brilló ante Bélgica y sólo reclamó los focos en los instantes finales con un par de buenas acciones. Pero no fue suficiente para estirar el sueño del "Hexa".

El título mundial lo habría colocado además en la posición que viene reclamando desde hace un par de años. Por delante de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en la lucha por el Balón de Oro, por ser el mejor futbolista del planeta.

Pero con Cristiano y Messi eliminados en octavos, no pudo aprovechar la oportunidad y deja Rusia con dos goles -ambos empujando la pelota en el área chica- y más show extradeportivo que futbolístico.

Neymar tiene ahora 26 años y deberá esperar cuatro más, hasta Qatar 2022, para la siguiente oportunidad.

2 comentarios